La prescripción médica es un acto científico, ético y legal. Mediante esta acción un profesional médico utilizará un producto biológico, químico o natural que modificará las funciones bioquímicas y biológicas del organismo de una persona con el objetivo de alcanzar un resultado terapéutico. Este acto implica simultáneamente someter a esa persona a un riesgo que no tenía con anterioridad y que puede llegar a ser invalidante o mortal.

La prescripción en Colombia se encuentra normada en el Decreto 780 de 2016, Capítulo 10, Art 2.5.3.10.15 y Art 2.5.3.10.16. donde se establecen las características de la prescripción:

Toda prescripción de medicamentos deberá hacerse por escrito, previa evaluación del paciente y registro de sus condiciones y diagnóstico en la historia clínica, utilizando para ello la Denominación Común Internacional (nombre genérico) y cumpliendo los siguientes requisitos:

  No podrá contener enmendaduras o tachaduras, siglas, claves, signos secretos, abreviaturas o, símbolos químicos con la excepción de las abreviaturas aprobadas por el Comité de Farmacia y Terapéutica de la Institución.

      La prescripción debe permitir la correlación de los medicamentos prescritos con el diagnóstico.

Contenido de la prescripción:

La prescripción del medicamento deberá realizarse en un formato el cual debe contener, como mínimo, los siguientes datos cuando estos apliquen:

 1.    Nombre del prestador de servicios de salud o profesional de la salud que prescribe, dirección y número telefónico o dirección electrónica.

2.   Lugar y fecha de la prescripción.

3.   Nombre del paciente y documento de identificación.

4.   Número de la historia clínica.

5.   Tipo de usuario (contributivo, subsidiado, particular, otro).

6.   Nombre del medicamento expresado en nombre genérico.

7.   Concentración y forma farmacéutica.

8.   Vía de administración.

9.   Dosis y frecuencia de administración.

10.   Período de duración del tratamiento.

11.   Cantidad total de unidades farmacéuticas requeridas para el tratamiento, en números y letras.

12.   Indicaciones que a su juicio considere el prescriptor.

13.   Vigencia de la prescripción.

14.     Nombre y firma del prescriptor con su respectivo número de registro profesional.

Para clínica las Lajas, es muy importante el uso adecuado de los antibióticos, con el objetivo de minimizar el riesgo en su uso y en especial disminuir la aparición de resistencia bacteriana. Es por esto que contamos con la política de Uso Racional de Antibióticos que expone lo siguiente:

 

El Gerente de CLINICA LAS LAJAS y sus colaboradores, se comprometen a:

 

Desarrollar sistemas que permitan optimizar el uso racional de los antibióticos desde los procesos terapéuticos y administrativos; fomentando el uso apropiado de los antibióticos mediante la vigilancia de la resistencia, gestión antibiótica, estrategias educativas, control de infecciones intrahospitalarias y la vigilancia del consumo de antibióticos. Vigilando la prescripción, dispensación, administración y la resistencia bacteriana; manejando tratamientos farmacológicos descritos en las guías de atención basadas en evidencia definidas en la organización, e implementando el Uso de la profilaxis prequirúrgica, el Ajuste del tratamiento antimicrobiano a la situación del paciente y el uso simultáneo de antimicrobianos en casos de Infecciones bacterianas mixtas. Coordinando permanente con el laboratorio clínico con el fin de guiar la selección del tratamiento y promoviendo prácticas para el control de infecciones.

 

MEDICAMENTOS DE RESTRICCIÓN

 

Clínica las lajas ha definido realizar restricciones para fomentar el uso adecuado de los antibióticos, para esto, los médicos generales y personal de enfermería deben informar de forma inmediata a la subgerencia médica y al químico farmacéutico, cuando se presenten cambios bruscos en la prescripción de antibióticos como escalonamientos que no se encuentren debidamente justificados en historia clínica

 

mediante la lectura de un antibiograma que indique resistencia bacteriana o por inadecuada evolución clínica frente a tratamiento antibiótico soportada mediante paraclínicos de control.

 

De igual manera, debe reportarse cuando se realice la suspensión del tratamiento cuando se considere que el paciente debe continuar el manejo antibiótico de acuerdo a la evolución de su cuadro clínico. La subgerencia científica en compañía del químico farmacéutico determinase la necesidad de realizar el cambio en el tratamiento y realizaran la intervención necesaria con el especialista para concertar en caso que aplique.

 

Adicionalmente, las jefes de enfermería deben informar al químico farmacéutico cuando se inicie terapia antibiótica con los siguientes medicamentos: Vancomicina, Carbapenemicos (Ertapenem, meropenem, imipenem), independiente del motivo por el cual fue prescrita, con el objetivo de realizar seguimiento farmacoterapéutico y evaluar desde la necesidad, efectividad y seguridad el tratamiento antibiótico y efectuar las intervenciones del caso cuando aplique.

 

¿Cuál es el rol del médico en la política de uso racional de antibióticos?

 

El uso racional de antibióticos parte desde la prescripción médica, en Clínica las Lajas el tratamiento de los pacientes está dado por las indicaciones de los médicos especialistas, es por esta razón que la formulación de antimicrobianos de forma responsable y organizada es muy importante para el cumplimiento de la política institucional. Algunos aspectos a tener en cuenta son:

 

1. Iniciar tratamiento con antimicrobianos de primera línea de elección, a menos que la clínica del paciente amerite antibióticos de segunda o tercera línea de elección.

2.  Escalar o De escalar la terapia antibiótica de acuerdo a los resultados de los cultivos microbiológicos o los paraclínicos de ayuda diagnostica.

3.    .       Elegir el tiempo adecuado de tratamiento, “Ni más, ni menos días de los necesarios.

4.  .           Evitar el uso de dosis máximas, si la patología del paciente no lo amerita.

5.          Determinar la necesidad del paciente para prescribir dos o más antibióticos de forma simultánea, considerar su toxicidad y las interacciones medicamentosas.